Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

Flores y plantas para piscinas

Las plantas siempre ponen una nota de vida y alegría a cualquier rincón, máxime en jardines y piscinas. La elección de plantas, árboles y otros elementos vegetales en torno a una piscina debe hacerse con sumo cuidado. Hay que tener en cuenta diferentes aspectos como son la temperatura exterior, el espacio disponible y las características del suelo. Solo así es posible crear un fantástico jardín en el que pasar largas jornadas de sol.

Siempre que sea posible las plantas deben ser de variedades autóctonas porque sea adaptan muy bien al terreno y al tipo de clima característico del lugar. En el caso de elegir por plantas no autóctonas es probable que al poco tiempo se estropeen o que no se adapten bien. Tanto para un tipo de plantas como para otro, es básico escoger especies con poco crecimiento radicular y con floración media. Si bien las flores son bonitas, en exceso pueden atraer demasiados insectos lo que puede convertirse en un problema. Tampoco es recomendable escoger plantas con tallos espinosos o puntiagudos (como rosales, cactus y similares), además de arbustos que atraigan insectos como abejorros, abejas, avispas o que produzcan cortes en las manos al retirar las hojas de la planta.

Una de las especies más vistosas y que mejor quedan en un jardín son las palmeras. Las de especie Trachicarpus sobrellevan perfectamente bien las altas temperaturas por lo que son recomendables en zonas geográficas en las que en verano el mercurio supera los 40 grados de temperatura. Helechos, bananos, bambú y esqueleto de caballo son algunas de las plantas más comunes para crear un jardín tropical debido a su tamaño, grosor y aspectos. Teniendo en cuenta estas recomendaciones sencillas te ofrecemos algunas plantas magníficas para añadirle ese bonito toque vegetal que cualquier piscina requiere.

Achillea. Es una planta que se mantiene en buen estado prácticamente durante todo el año y que no necesita unos cuidados más complejos, salvo riego puntual. La achillea atrae pájaros y mariposas pero no avispas.

achillea

Apaganto. Sus características flores de color lila intenso y su frondosidad son dos de las señales de identidad más notables de esta persistente flor. Aguantan en buen estado todo el año y solo requieren riego moderado.

apaganto

Laurel de flor. De aspecto frondoso, el laurel de flor presenta un rápido crecimiento y una larga floración siendo ideal para jardines muy grandes. En el mercado podrás encontrarla en diversos colores como rojo, amarillo o crema.

laurel-de-flore

Gaura. Las flores son de color blanquecino pero también las hay con tonalidades rosáceas o incluso de color rosas.

gaura

Junto estas flores de jardín también puedes escoger plantas acuáticas como el nenúfar. Eso sí, el agua de la piscina debe estar libre de cloro y de otros productos químicos que puedan matar las plantas. De igual forma debes saber que las plantas para piscinas de tipo acuático necesitan un sustrato al que sostenerse para flotar sin necesidad de ningún soporte. Algunos ejemplos son acordéon de agua, lentejas de agua o incluso repollito de agua, especies todas apropiadas para piscinas.

Finalmente si estás interesado en construir una piscina natural en tu hogar y buscas una empresa experta en el diseño, creación y puesta en marcha de piscinas ponte en contacto con Hidroingenia, una de las empresas más conocidas e importantes del país en cuanto a la construcción de piscinas. ¡Te esperamos!

Diseñada por ExpacioWeb - Agencia de marketing online y diseño web en Córdoba y Madrid