Utilizamos cookies propias y de tercero para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta sus uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Ok Leer más

¿Cómo puedo desinfectar el agua de mi piscina?

Por todos es sabido que para realizar un correcto uso y garantizar el máximo disfrute de nuestra piscina es fundamental que el agua cuente con una óptima calidad. Sin embargo, tanto en la limpieza como en la desinfección se siguen protocolos diferentes, además de usarse productos completamente distintos.

En este post vamos a daros todas las claves para que consigáis una correcta desinfección en el agua de vuestra piscina. 

 

¿Cuándo sabemos si el agua está desinfectada?

Una piscina con un nivel de calidad óptimo no solo garantiza la salubridad del agua, sino que mantiene alejados gérmenes y bacterias que pueden poner en peligro el PH correcto. Muchas personas consideran que una piscina es válida para el baño cuando el agua es transparente, aunque no es del todo correcto.

El primer paso para conseguir un agua limpia, clara y respetuosa con la piel consiste en regular el pH de la misma. El valor correcto debe situarse entre el 7,2 y el 7,6 para garantizar que el resto de medidas aplicadas funcionen de forma efectiva. 

En segundo lugar, y no menos importante, hay que mantener el residual de cloro libre entre 0.5-1.0 ppm en el agua para que esté desinfectada y tenga poder desinfectante. De esta manera, evitaremos que el agua se enturbie y que aparezcan algas.

Realizando estos pasos frecuentemente, conseguiremos que el agua de nuestra piscina esté desinfectada.

 

¿Qué métodos de desinfección existe?

En el mercado existe una amplísima variedad de sistemas de desinfección para las piscinas pero en realidad casi todos funcionan de la misma forma o tienen la idéntica finalidad. 

Lo habitual es que una parte del producto desinfectante desaparezca tras destruir los elementos contaminantes del agua. El resto permanece de forma residual para atajar la presencia de nuevas partículas que puedan poner en peligro la calidad de la misma. 

Aunque la elección y posterior aplicación del desinfectante dependerá en todo momento de la temperatura, número de bañistas e incidencia que tenga la piscina, lo habitual es que existan dos tipos de sistemas para mantener en buen estado el agua siendo:

  • Sistemas manuales. El mantenimiento y limpieza del agua de la piscina también puede darse gracias a robots automáticos o manuales. La principal ventaja de este sistema es la comodidad del usuario, ya que no requiere poner y quitar el robot evitando la desagradable función de limpiar el agua.
  • Sistemas integrados. Se caracterizan porque ofrecen una limpieza automática de la piscina, por ello suponen una excelente alternativa a los limpiafondos automáticos, instalados cuando se construye la piscina.

Mediante una válvula automática que distribuye el agua en los diferentes sectores y una serie de boquillas estratégicamente ubicadas en el fondo de la piscina, se realiza la limpieza del agua. Este sistema permite ajustar la potencia de la circulación del agua según las necesidades que presente cada piscina. 

 

Esperamos que te haya servido de ayuda estos consejos. Si necesitas más información sobre los métodos de desinfección para tu piscina, en Hidroingenia contamos con los mejores especialistas para asesorarte. 

Contacta con nosotros y te ayudaremos.

 

Diseñada por ExpacioWeb - Agencia de marketing online y diseño web en Córdoba y Madrid