Utilizamos cookies propias y de tercero para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta sus uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Ok Leer más

Relaja cuerpo y mente en el agua: Yoga Acuático.

El placer natural del agua acompañado de los beneficios del yoga tradicional, busca el control interno y externo del cuerpo y la mente, a través de ejercicios de flexibilidad, meditación, concentración y relajación. Descubre con Hidroingenia el poder del agua junto al yoga.

 

¿Qué es el Yoga Acuático?

El Yoga Acuático presenta una estructura de clase similar a una convencional de “Hatha Yoga”, donde las técnicas de respiración, ejercicios de precalentamiento, secuencia de asanas, etc., están adaptadas especialmente al medio acuático, empleando también algunos accesorios para piscina. Como final, se concluye con una relajación.

Uno de los factores más importantes de este deporte, es la falta de un punto fijo, por lo que la persona tiene el reto de encontrarlo dentro de su propio cuerpo. La poca gravedad dentro del agua obliga al practicante a crear más conciencia del equilibrio.

El desafío tiene otras características que el yoga convencional. Por ejemplo, no todas las asanas pueden realizarse con facilidad, y otras sencillamente no hay maneras de conquistarlas. Sin embargo, la práctica aumenta mucho más la flexibilidad, y también la flotabilidad.

También se ha comprobado que la relajación en un medio acuático proporciona una rápida y precisa conexión con nuestra memoria subconsciente. 

 

¿Para quién está recomendado?

Esta disciplina está especialmente recomendada para aquellas personas que sufren lesiones de artritis o tienen capacidades corporales limitadas. También es muy adecuada para personas con sobrepeso.

Es importante elaborar un programa específico para cada persona, ya que no todos pueden realizar las asanas con la misma dificultad y exigencia.

 

Beneficios.

  1. Conseguimos más equilibrio.
  2. Aumentamos la flexibilidad y flotabilidad.
  3. Mejora la conexión con nuestra memoria subconsciente.
  4. No provoca riesgo de lesiones.
  5. Relaja la mente.
  6. Ayuda a combatir enfermedades crónicas.

 

Si quieres fortalecer cuerpo y mente, apuesta por el agua y el yoga. Haz click aquí y sigue una clase de yoga acuático con Fernanda de la Puente.

El equipo de Hidroingenia os desea un feliz fin de semana.

 

Diseñada por ExpacioWeb - Agencia de marketing online y diseño web en Córdoba y Madrid