Utilizamos cookies propias y de tercero para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta sus uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información Ok Leer más

Tu piscina intacta, también en invierno

En muchos casos el invernaje se lleva a cabo de una forma incorrecta y finalmente el agua de la piscina se tiene que vaciar, limpiar y volver a llenar. Descubre los mejores consejos para hacerlo de forma correcta.


El invernaje o hibernación de la piscina se refiere al acondicionamiento del agua durante los meses de invierno, con el fin de mantener sus propiedades en las mejores condiciones posibles, para que pueda ser recuperada y reutilizada en la siguiente temporada de baño. De esta forma minimizamos el coste y el trabajo de puesta en marcha.

El trato que le demos a la piscina durante el invierno será fundamental para mantener el agua, y así recuperarla y que pueda recuperarse al inicio del verano, y todo esto, aplicando en lo posible un proceso simple. ¡Toma nota!

INVERNAJE DE LA PISCINA

Lo primero que nos preguntamos cuando llega la época invernal, es: ¿merece la pena conservar el agua de la piscina todo el invierno? o ¿la vacío por completo?

En Hidroingenia te damos un consejo, “si estimas tu piscina nunca la vacíes en invierno”. El agua actúa como elemento protector del vaso frente a las frías temperaturas, y contrarresta la presión ejercida por las paredes, entre otros efectos.

En definitiva, siempre es recomendable dejar la piscina llena, excepto cuando necesitemos realizar reparaciones, eso sí tomando las precauciones suficientes para, al menos, evitar que pueda llegar a congelarse. Además, aporta más estética al jardín ver una piscina llena y bien conservada.

BENEFICIOS DEL INVERNAJE

Según hemos comentado en el apartado anterior, es muy importante dejar la piscina llena en la época de invierno. Por tanto, os mostramos los beneficios que nos aporta el agua:

  • Preservar la piscina. Se mantiene en funcionamiento, por lo que sus componentes no sufrirán la inactividad y el rigor de las inclemencias del clima invernal. Además se protege el revestimiento de manchas o deterioros.
  • Mantener la salubridad del agua. Se evita que el agua, al quedar estancada, se convierta en un foco de infecciones y de insectos.
  • Mantener la estética. Cuando vives cerca de la piscina, hacer que el agua tenga una apariencia agradable durante todo el año puede ser fundamental. La hibernación hará que se conserve clara y limpia.
  • Facilitar la puesta a punto de la piscina. El trabajo requerido para la puesta en marcha de la piscina en la nueva temporada será mucho más liviano, incluso si el invernaje no ha sido totalmente eficaz y decides vaciar la piscina para renovar el agua. Los tratamientos químicos serán menos agresivos para el revestimiento, y los costes se verán reducidos.
  • Reutilizar el agua. Si el proceso ha ido bien no será necesario tener que llenar la piscina de nuevo en verano, lo cual supone un ahorro económico, sobre todo en piscinas de grandes dimensiones.
  • Ayudar a la conservación del medio ambiente, evitando el despilfarro de agua. Si tienes conciencia ecológica, este motivo ya es suficientemente importante para ti.

Por último, recuerda que en ningún caso es recomendable mantener el mismo agua en la piscina durante más de 5 años. Un vez transcurra dicho periodo, se debe renovar completamente.


Desde el equipo de Hidroingenia esperamos que os haya servido de ayuda este post. Próximamente, subiremos un sobre los mejores consejos para el invernaje de tu piscina.

Y si lo que necesitas son nuestros servicios, no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Te esperamos!

Diseñada por ExpacioWeb - Agencia de marketing online y diseño web en Córdoba y Madrid