Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más info

Hidroterapia, el poder del agua

¿Qué es la hidroterapia?

Desde hace miles de años se ha visto el poder curativo del agua. Siempre se ha dicho que el agua purifica a la vez que limpia. La hidroterapia utiliza el agua como un agente terapéutico usando la temperatura y la presión de la misma. Además, es una disciplina que puede englobarse dentro de la medicina (en la parte de hidrología médica) de la balneoterapia y la fisioterapia y se define como la ciencia que, gracias al agua, previene y trata enfermedades y lesiones.

La hidroterapia es muy valiosa en el tratamiento de muchos cuadros patológicos tales como reumatismos, digestivos, respiratorios, traumatismos o neurológicos.

Existen varios modos de hidroterapia: baños, baños de agua, vapor, sauna, envoltorios, compresas, irrigaciones… Haciendo uso de las muchas propiedades del agua se puede conseguir efectos terapéuticos.

Las propiedades del agua

El agua ofrece diferentes propiedades beneficiosas para la salud, a continuación te las detallamos:

  • Propiedades químicas:
  • Esta propiedad facilita que sea un gran disolvente para muchos materiales. Ayuda, por tanto, a disolver y soltar las sustancias no deseadas del cuerpo. Para hacer uso de esta propiedad se sumerge al paciente en un tanque de agua caliente, permitiendo a la piel la disolución de sustancias solubles de la piel.
  • Propiedades térmicas:
  • Esta propiedad es imprescindible para cuando los terapeutas necesitan quitar o darle calor a un cuerpo como medida curativa. La hidroterapia sirve para regular la temperatura del paciente o de un punto en concreto de su cuerpo. También ayuda a controlar los espasmos musculares usando las técnicas pertinentes. El contraste de agua caliente y agua fría también ayuda en trastornos mentales.
  • Propiedad mecánica:
  • Esta propiedad ayuda a estimular diferentes zonas del cuerpo a través de aerosoles o duchas. También ayuda a ejercer presión para que se alivie la inflamación o el dolor, así como para mejorar la resistencia y/o el movimiento. La hidroterapia ayuda a estimular a los pacientes cuya rehabilitación en tierra firme sería más difícil, ya que ayuda a avanzar y activa el componente emocional del proceso de curación.

Efectos de la hidroterapia

Según el tipo de agua en el que se realice la hidroterapia podremos obtener unos efectos u otros:

  • Hidroterapia con agua caliente: Podemos conseguir analgesia, un aumento de la temperatura y vasodilatación capilar, efecto sedante, efecto antiespasmódico y efectos sobre el tejido conjuntivo.
  • Hidroterapia con agua fría: Descenso de la temperatura corporal y los tejidos subyacentes, estimulación de los termoreceptores, disminución de la pérdida de calor, aumenta el umbral de estimulación de los husos musculares, reducción de la excitación d elas terminaciones nerviosas libres, aumento del umbral del dolor, retrasa el proceso de cicatrización en aplicaciones prolongadas, prevención de edemas.

¿Cuándo está indicada la hidroterapia?

Está indicada en casos que requieran analgesia, anti inflamación. Vasodilatación, relajación muscular, incremento de movilidad, estimulación del sistema vascular, tratamiento de heridas…

¿Y cuando he de evitarla?

Siempre que se tenga mal estar general, procesos infecciosos o cualquier tipo de insuficiencia.

 

En Hidroingenia creemos en los poderes curativos del agua, y tú ¿has probado o conoces a alguien que ha usado esta terapia?

Diseñada por ExpacioWeb - Agencia de marketing online y diseño web en Córdoba y Madrid